Jueves 15.06.2017
Piancho
Piancho
¿Qué tal mis amigos? ¿Cómo están todos Ustedes? Espero que muy bien
Yo les cuento que con este “golpe” de frío que hubo estos días, que le dejó bastante “ladeados” a más de uno, cuando no “tumbado”, anduve cuidándome bastante, uno ya no está para andar comiendo cebollas o jengibre por más apoyo que pueda tener de los grandes “maestros”, pues siempre a la hora de proceder con nosotros los pobres humanos dejan rastros y “colas”, que quedan como marcas imborrables de mil formas y maneras. Por eso, estos días me cuidé bastante la salú. Aunque otros no lo hicieron y cayeron en la volteada, o por lo menos quedaron bien descubiertos en su esencia misma, a raíz de las fuerzas enormes de la naturaleza que se manifestaron. Pero ahora ya está todo de nuevo bien. Ustedes al igual que yo, por lo que voy viendo, parece que creen que la realidad actual de estos días no es sólo cosa de la naturaleza, está interviniendo la mano del hombre. De hombres duros, pero “duros” de corazón principalmente. Eso es lo que viene saliendo en todas las encuestas que ya se hacen ahora, casi semanalmente, en el País y en nuestra Provincia. Días pasados, leí una que me dejó impactado, por lo que definía como enorme desesperanza. Decía el trabajo realizado por un hombre muy “versado” en estas cosas, que el 66 por ciento de la gente no cree que la economía va a mejorar. Con una carga de caída de los espíritus de todos, de aquellas, enorme. De la inflación para qué les voy a contar. El 72 por ciento de la gente no cree que la inflación va a bajar. Abriendo ahí un abismo que es muchísimo más que una “grieta” pues la consecuencia de tal sentimiento entre el poder que tiene el Gobierno y la gente, cambió totalmente. Es para el Gobierno la pérdida total de credibilidad dejándolo casi sin posibilidades de poder con su gestión, cambiar la realidad que está asfixiando a millones de argentinos. De todas las edades. Partidos Políticos, credos religiosos y sociales. Modificando la relación en cuanto a posibilidades de poner el horizonte o norte correcto y esperanzador a todos nosotros. Es que junto con esto, tampoco la gente cree que va a mejorar la situación del empleo, continuando sin trabajo los que ya están así, faltando poco para que pierdan sus trabajos los que lo tienen en lo que resta del año. Un tiempo complicado es el que se acerca parece, según el análisis que hizo con su encuesta la consultora Centro de Estudios de Opinión Pública, de un tal Bacman, bastante conocido por estos pagos en varios espacios políticos. Tienen los 1.200 habitantes de nuestro País encuestados una cosa en común: pocos tienen esperanza que la realidad actual cambie. Iniciándose a partir de allí un proceso de “diferenciación” de las responsabilidades por la situación de calamidad que hay bastante complicada. A la hora de los problemas, cuando la gente dice “el gobierno” no separa mucho si la presencia del mal olor es de la Municipalidad, la Provincia o la Nación. Sobre todo cuando no está muy claro quién es oficialista y quién oposición. Un hecho que seguramente con los días se irá clarificando y cada cual será un espacio diferente. Para que la gente pueda elegir con claridad, certeza y tranquilidad. Es que la “política” comenzó a dar sus pasos ya firmes con rumbo a agosto y octubre. Donde se define mucho más que unas elecciones de concejales, diputados y senadores, pues se sentará en el trono del poder aquél al que el Pueblo elija con su voto.
EL “TRUEQUE”
Pero es tan angustiante la situación económica y los temores que ella produce, que ahora la gente comenzó a ver su futuro lleno de problemas. No son pocos, al contrario suman decenas y decenas. Acá en nuestra Misiones, después de lo que vimos y vivimos en el año 2001, les cuento que pensé que ese tipo de cosas no sucederían ya nunca. Sin embargo están presentes de nuevo. La gente organizándose en grupos para enfrentar de alguna manera un poco ventajosa la situación de “apriete y achique” que tiene en sus casas en las mesas todos los días, donde poner un plato lleno de comida medio que ya es todo un triunfo y éxito. Ni hablar de ir al médico, al dentista, comprar remedios, mejorar, en suma, progresar social y económicamente. Todos son problemas hoy en día y eso reciente la vida del día a día, el hogar, el trabajo, la escuela, en suma, las esperanzas de una vida digna. Para intentar recuperar esa situación de bienestar, un grupo de unas 100 personas más o menos, se ha dispuesto nuevamente a vivir del trueque, como una herramienta para mejorar sus vidas. La primera reunión, me comentaban, será este sábado en la Plaza Estevéz, situada en la avenida Lavalle y Santa Cruz, llegándose a cabo entre las 14 y las 18. El objetivo principal es “Poder intercambiar alimentos no perecederos, verduras, ropa, calzados, o artículos del hogar y que cada persona fije el valor al producto que desea mercadear. El único rubro que quedaría fuera del sistema de trueque es la electrónica, debido a no contar con instalaciones que permitan probar los artefactos. “Veamos entonces que todo arranca para intercambiar “alimentos” principalmente, lo que pone el ojo en cuál es el objetivo central y el problema principal. Conseguir alimentos no perecederos y cambiarlos en sistema de “trueque” que pudo haber funcionado en sociedades de hace 2 ó 3 mil años para atrás. Casi una firma de la vuelta para atrás muy marcada. Un verdadero desperdicio al desafió de la vida, que por esas cosas extrañas, ahora está volviendo sobre sus pasos, en esta “regresión” del tiempo por las condiciones socio-económicas cada día más duras, expresada principalmente en la falta de elementos básicos para vivir. Por ejemplo, este martes que pasó estuve escuchando entre las 9 y las 10 y 30 de la mañana el programa La Calle, en la Radio Noticias, en el 94,1 del dial en la ciudad de Posadas, en el 102.3 de Oberá y en todo el resto de la Provincia de su “cadena” y en el Canal 2, El Canal de Todos, con sus retrasmisoras, donde decenas de personas solicitaban ayuda de cosas materiales bastantes básicas, por citar algo que me quedó en la cabeza: la leche es el principal pedido en todos. Un alimento este que no faltó ni en las peores situaciones. Quedando un elemento por mirar. ¿Será que ésto no va a parar? ¿Será que tendremos que esperar los 99 años? de ese dicho que dice “no hay mal que dure 100 años”. No sé. Sólo les digo mis amigos, que esta situación de angustias y necesidades está llevando casi de manera indetenible las cosas al pasado, no muy lejano, reciente. Pero que significaría un retroceso enorme en todo nuestro actual estado de bienestar, de los misioneros.

DISCAPACITADOS AL “HORNO”
Desde tiempos inmemoriales el hombre estructuro sus comunidades sobre la base de que el derecho a la vida misma y a los recursos de una sociedad se repartía en función de aquellas virtudes de los más fuertes y aptos. Con la famosa ley llamada de la “selección natural”. Cientos de años la Humanidad tuvo ese tipo de sostén. Hasta que en un momento de la historia del hombre, la unión del conjunto de los hombres más débiles, instaló sistemas sociales con derechos y expectativas de sus situaciones. Los más “fuertes” y “aptos” comenzaron a tener límites concretos, poniéndose los cimientos de sociedades más abiertas, diversas, ricas en las diferencias, generosas con sus recursos económicos. Naciendo la solidaridad entre los seres humanos, quedando el derecho de los más fuertes por debajo de los derechos que estableció la comunidad. Una comunidad que con el trascurrir de los siglos fue humanizando también sus gestos, y la lucha o batalla, se orientó a la adquisición de cada vez más derechos para el ser humano. El Siglo XX en ese sentido fue una etapa de singular importancia. Casi todos los derechos que hoy tenemos en nuestras sociedades nacieron no hace más de 67 ó 68 años, poquísimos, considerando la existencia misma del hombre en el planeta Tierra, que cada vez es más lejana en el tiempo conforme avanzan las investigaciones de los arqueólogos y sabios. Sólo hace 68 años la mujer pudo votar en Argentina. Un suspiro de tiempo en el desarrollo de la Humanidad y ni que hablar en el Universo. Juntos con cientos de derechos civiles y humanos, nacieron también para el hombre los derechos previsionales, siendo en nuestro País un avance excepcional. Entre ellos se estableció el derecho de pensión o jubilación para los discapacitados, el sector más débil de nuestras sociedades de hoy en día. Una evolución de la concepción del Hombre fue su resultado. Tal vez, por primera vez, el más discriminado de todos los hombres casi por un hábito que le viene de los principios de los tiempos al hombre “normal”, se le concedió a través del Estado una protección a los discapacitados. Sin hablar y extendernos mucho de otras sociedades, en nuestra Misiones, de acuerdo con el último censo que se llevará a cabo el 8 por ciento de la población padece alguna discapacidad se pudo constatar. Tal vez en esa “advertencia” se instaló un sistema de tutela cada vez más progresivo de los discapacitados de la comunidad. Se sacó de la oscuridad y la casi reclusión a aquellas personas con capacidades diferentes y se las puso ante los ojos de todos, a la luz pública con el consiguiente escándalo que ello significo en muchísimas ocasiones y oportunidades. Se estableció entre las asistencias y derechos para los discapacitados, a través del Congreso de la Nación, una pensión en dinero con la consiguiente protección además de su salud de manera integral. Funcionando durante muchísimo tiempo, avanzando en la tutela de manera progresiva a mayores cantidades de personas que padecen problemas de salud. Un logro excepcional para nuestra Nación. Que en los Países con mayores recursos tiene una condición verdaderamente excepcional. Pues en estos días de la semana los titulares de los diarios nos traen las noticias que el gobierno nacional, ha decidido eliminar de un plumazo 70 mil pensiones a otras tantas familias, por diversas cuestiones. Algunas simplemente formales y otras de fondo: por concederse pensiones a personas sanas. Más allá de que puedan ser ciertos los motivos en relación a “algunas” pensiones, resulta que son miles, pero muchos miles más las pensiones eliminadas, superando largamente las 70 mil y centenares de miles los casos de injusticias absolutas quitando beneficios médicos, sanatoriales y farmacológicos a personas discapacitadas, con una sola finalidad por parte del Estado Nacional, bajo el timón de Mauricio Macri: ahorrar dinero con los más desprotegidos de nuestras comunidades. Un retroceso a la edad de piedra o a una situación más cercana del “capitalismo salvaje”. Para una muestra basta siempre un botón dice el refrán popular y en esta ocasión, también es así. A la señora María Brainsky, que vive en Garupá, con tratamiento oncológico, madre de 7 hijos le quitaron la pensión por tener su grupo familiar un modesto vehículo, comprado con un “plan en cuotas”. La foto de la señora y su testimonio son concluyentes: “El dinero ayuda, pero necesito la pensión por la obra social para los tratamientos oncológicos, porque estoy tomando 7 medicamentos y cuestan más de mil pesos cada uno”. María vende quinielas hace 23 años.
Su testimonio es escalofriante: “Los estudios de rayos tuvieron un valor de 64 mil pesos, pero fueron cubiertos por la obra social y las sesiones de quimioterapia las realizo en el Hospital, y son gratuitas. Si en este momento tengo que hacerme rayos, ¿de dónde saco la plata?, es imposible para mí. Tengo que tomar una pastilla, todos los días, por cinco años para el tratamiento de oncología”. Un destino muy incierto es el de María. Mis amigos, se me terminó la columna. No tengo más espacio. Los quiero mucho a todos Ustedes, cuídense la salú estos días que está verdaderamente inestable el clima, mucho frío de mañana y ahora a la tarde ya calor. Hagan el amor como nos enseña Jesús, sean solidarios con los más humildes y necesitados que en estos días están pasando por enormes necesidades y muchas veces no tienen quién les dé una mano. Con las gracias de siempre por tenernos hoy en sus manos, les saludo con un fuerte abrazo y les digo, hasta la semana que viene. Piancho de la Calle
Enviar
Comentarios


CANAL 2 MISIONES

Tapa Semanario 4844
Tapa Semanario 4844
Tapa 4845
Tapa 4845
Contratapa 4845
Contratapa 4845

Ministerio De La Industria
Ministerio De La Industria
Casino Club Posadas Misiones

CANAL 2 MISIONES




La Verdad SRL ®2003 DNDA N° 5244171
Rademacher 3715
Tel.: (0376) 442-2024 | 443-9556
Email: noticiasdelacalle@gmail.com
Posadas - Misiones - Argentina
Volver Arriba
- Tapa
- Contratapa
- Provinciales
- Carta de Lectores
- Hechos
- Murmullos

- Piancho
- Entretenimiento
- Clasificados
- Ediciones Anteriores